DÉJAME UN HILO PARA ZURCIR MI CORAZÓN

0
2054

Dedicado a las mujeres valientes que deben zurcir el corazón para seguir adelante en la vida. Habrá muchos momentos en los cuales te verás en situaciones incomprensibles, sin ánimo de seguir adelante, faltándote las fuerzas y las ganas de seguir luchando por tus sueños rotos. Cuando vives esas duras situaciones sientes que todos pasan de ti, que no eres feliz, que nada de lo que te rodea te hace feliz… y que estás atrapada en un túnel sin final.

Te duele la vida, y hasta te duele respirar.

Parece que trozo a trozo, tu cuerpo se va desprendiendo de ti, sientes que jamás volverás a sentir las ganas de amar o de luchar… esos momentos existen, y a veces nos toca vivirlos.

Por muy herida que estés, todo tiene cura: Hay que saber coser las heridas de nuestras vidas, pues a veces las tiritas que cubren nuestras heridas no logran curarnos completamente.

¡Vamos mujer, hay que empezar cada día zurcir nuestras heridas!

Que nunca te falte hilo para coser, pues así como arreglas un vestido también puedes coser, arreglar, y parchear tu vida, sueños y corazón.

A las heridas grandes no se les pone tirita, sino puntos:

Con el tiempo verás que las heridas cicatrizan, volverás a mirar la vida con amor, se irán tus miedos, y aprenderás que si te tiran dardos podrás esquivarlos.

Aprender a coser tus heridas te dará la oportunidad de renacer, mejorar y convertirte en una mejor y una gran mujer.

Quien aprende a parchear sus propias heridas aprende a crecer, porque en cada palo que la vida nos da, tenemos la oportunidad de adquirir la sabiduría que nos ayudará a encarar la adversidad.

Aprende a coser tus propias heridas:

Siempre habrá hilo para coser las heridas de la vida. A pesar de los altos y bajos de la vida, siempre es maravilloso confirmar que puedes empezar de nuevo, que aunque la vida te ponga piedras en el camino, puedes sacarte las piedras del cazado, acomodarte mejor, o incluso cambiar de calzado para seguir caminando por este sendero llamado “vida”.

Saca la aguja de coser y remienda tu vida:

Como mujeres que somos, podemos conseguir todo cuanto nos propongamos.

No estamos solas, confiemos que el tiempo ayudará a cicatrizar los puntos que le pongamos a nuestras heridas.

¡Vuelve a creer, a sentir, a amar, y a darle alegrías a tu corazón!

Y especialmente, siempre ten a mano una aguja para cocer lo que se ha roto, que todo tiene solución si así tú lo deseas.

Unos consejos: No importa cuántos retazos, parches y puntos tengas, el sólo hecho de volverte a levantar demuestra que eres una mujer fuerte y valiente.

No vayas repartiendo tus pedazos de vida, estás vulnerable y puedes caer nuevamente. Aprende de la experiencia y no cometas los mismos errores. No resulta nada fácil coser tu vida cuando te la han hecho añicos. Y aunque lo cosas, no suele quedar igual que antes.

Sí ya te has curado o estás en proceso de hacerlo, no te comprometas con nadie. No hasta que estés sana. Confía en ti misma, eres la mujer que sale adelante porque tiene todo lo que necesita para ello y que no se apoya en nadie mas que en si misma para seguir el camino de la vida. No dejes que nadie te haga creer lo contrario.

Por último, piensa que ha sido una lección que dolió mucho, pero ahora estás preparada para amarte y hacerte respetar; nadie pasará encima de ti si no lo permites, date tu lugar. Eres una sobreviviente llena de heridas pero dispuesta a solucionar ese tema; sí quieres lo harás, así somos las mujeres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here